Escucho el silencio del tiempo que pasa _ escuto agora o silêncio, me quedo con él y en él, entro en las letras y en los números _ atravesso letras e números, embalo e calo _ las callo y los cuento, busco el prodígio de la relación constante _ afloro o prodígio da relação constante, a assombrosa claridade do silêncio, o encontro transparente da verdade _ el asombro cintilante de la vida ____ SOY pi & phi _

27/12/15











Eran tiempos fáciles,
sin fe,
sin incertidumbres.
Tiempos de colores,
de papel de regalo y celofán,
de olores muy ricos,
de besos y guitarras,
de vino dulce y caliente,
de frutas de mar,
de piñas tropicales,
de champagne y camisa.
Tiempos de un niño
que aún no había nacido.
Hoy,
soy creyente
(creo que Dios no existe)
y mi fe cuenta el tiempo,
como me enseñó la Navidad.



25 de Diciembre de 2006





17/12/15


~



sol e sombra 
e ainda sol - deslumbrado instante:
projeto o sol com olhos cerrados
fugaz borboleta de linho e veludo 
-


a água do rio nunca é a mesma:
corre porque desce (não por inquietação)
e sem descanso reveste
os poemas futuros


~



13/12/15




“-Yo digo que la literatura es lo esencial, lo básico. Todo lo que no sea literatura no existe. Porque, ¿dónde está la realidad? Un árbol lo es porque uno lo está nombrando. Y al nombrarlo está suscitando la imagen inventada que teníamos. Pero si no lo nombras el árbol no existe”





Francisco Ayala
Entrevista en el diario EL PAIS el 16/03/07.




“Mi lucha por la India fue, en su primer asalto, una batalla con la lengua. Comprendí que cada mundo entrañaba un misterio y que el acceso al mismo sólo lo podía facilitar la lengua. Sin conocerla, ese mundo permanecería para nosotros insondable e incomprensible, por más años que pasásemos en su interior. Más aún: descubrí una relación entre tener nombre y existir, pues cada vez que volvía al hotel me daba cuenta de que en la ciudad había visto tan solo aquello que sabía nombrar, por ejemplo recordaba una acacia pero no el árbol que crecía junto a ella, porque desconocía su nombre”





Ryszard Kapuscinski
Extraído de su libro “Viajes con Heródoto”





Amor,
llego a ti por la palabra.
Nada existe si no lo nombro
y tú concurres a mi vida
cada vez que te digo,
como una acacia y una caricia.
Pero,
del mismo modo que la poesía,
también llegas invisible,
sin que te diga mi boca,
tan real como ese poema
que nunca escribiré,
tan real como imaginarte.
Nada existe si no lo nombro,
pero tú y la poesía estáis en mí
muy por encima de la realidad,
de los árboles,
de la palabra
y sois aunque yo no os diga,
a pesar de lo que piense yo
y a pesar de toda la literatura del mundo.







12/12/15











Nuestra esperanza,
es el último sueño que soñamos despiertos.







9/12/15

~


















talvez morrer 
talvez não -
face à casual doçura anilina da
physalis miúda
bem via que
tudo 
pode acontecer 
(sem grande margem pra drama)

~


~




pastava a manhã e
depois
pastava
a tarde

doía-lhe o pescoço isolado

do acordar -
alheada fugaz nua de

palavras.




~

DMCA.com